La bolsa como inversión a medio/largo plazo

Después de seguir los mercados a diario durante los últimos 25 años conviene recordar algunos detalles. Tanto la inversión bursátil como la inversión inmobiliaria pueden producir muchos beneficios, pero también serios disgustos.

La confianza y los créditos fáciles son el motor que empuja cualquier mercado sea bursátil, inmobiliario o de cualquier otra índole.

Largo plazo

Para invertir en bolsa con éxito a largo plazo se debe comprar cuando las acciones llevan mucho tiempo bajando y nadie confía en los mercados. Una buena táctica es comprar acciones en época de desplome bursátil. Estos valores producirán resultados espectaculares los años siguientes: generalmente se duplican o triplican las inversiones, como ocurrió en el pasado.

Es sencillo pero casi nadie lo hace.

  • Las compras de los años 1984-1985, en 1987 habían triplicado su valor.
  • Las compras entre 1992-1994 duplicaron su valor para 1998.
  • Lo comprado en 2002 se duplicó en 2005.
  • Lo comprado al inicio de 2009 se duplicó a principios de 2010.
  • Lo comprado a mediados de 2012 se duplicó a finales de 2013.

invertir en los mercados financieros

Se puede observar que cada cierto tiempo se repiten los movimientos. Después de dos años de bajadas continuas, en los que nadie quiere saber nada de la bolsa, vienen varios años de subida donde los valores de primera fila, en los que el riesgo es moderado, suben muchísimo.

Comprar en los años buenos suele provocar a largo plazo resultados desastrosos. Los valores caen a la mitad y cuando se presentan las oportunidades no queda ni ánimos ni dinero para invertir.

Si quiere invertir en el mercado a largo plazo, compre después de un largo periodo de bajada, acciones de la mejor empresa del sector bancario, otra del eléctrico, otra del constructor y otra del sector industrial, y limítese a esperar. Hay que incorporarse al mercado cuando todo está “mortalmente callado”.

No se necesita seguir los mercados a diario, compre después de varios años malos y espere. Nunca solemos hacerlo por falta de dinero o de paciencia, pero esta operativa tan sencilla produce excelentes resultados.

Medio plazo

Lo más interesante a dos o tres meses es estar siempre en liquidez, entrar en el mercado tres veces al año y operar apalancado, generalmente con operaciones especiales apoyado en análisis técnico, siguiendo los gráficos de las acciones y limitándose a comprar en alguna de estas ocasiones:

  • Ante formaciones amplias de cambio de tendencia en forma de W.
  • Ante nuevos máximos después de meses de congestión.
  • Ante formaciones de continuación en forma de “banderita”.

A medio plazo hay que seguir los mercados, operar poco y entrar de forma decidida al detectar alguno de estos movimientos:

  1. En empresas que sean de alguien, cuyos dueños se preocupen por ellas. Empresas que las dirijan sus máximos accionistas.
  2. En empresas que se vayan a sanear mediante ampliaciones de capital gigantescas.
  3. En empresas de crecimiento con productos muy demandados.

Si se está siempre en el mercado, se intenta sacar provecho de cada movimiento, se juega a la bolsa y eso es muy peligroso.

Corto plazo

Operar a corto es mucho más complejo. Me he movido en todos los campos, unos años operando a corto, otros a medio plazo y otros, centrado en la intermediación. En el corto plazo, para tener éxito hay que actuar de manera completamente diferente.

Inversiones en oro y plata

Aquí tiene éxito quien entra en el mercado calculando probabilidades y compra o vende cuando estas probabilidades están a su favor. Se opera con cantidades grandes para sacar pequeñas diferencias, siempre teniendo en cuenta las probabilidades de éxito. Unas veces sale bien y otras mal, pero siempre hay que operar cuando la probabilidad está a tu favor. El resto de inversores en bolsa no suele tener grandes éxitos con acciones.

Algunos años me he centrado en la intermediación. Por un teléfono me llama un cliente para comprar Telefónica y a la vez otro cliente necesita liquidez y llama para vender. A ambos les realizo la operación al instante y les doy una opinión de cómo está el mercado.

Cobramos nuestra pequeña comisión de intermediación y lo realizamos con muchos clientes, tanto particulares como institucionales. Otras épocas me he dedicado más a realizar operaciones por cuenta propia, compras a medio plazo buscando rentabilidades fuertes o apalancado con crédito al mercado. Más adelante detallaremos el análisis de la evolución de los precios de las acciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *